Por una vida juntos

Unidad de Hemodiálisis

Buscar especialistas
Generic filters

+ Médicos Especialistas

Unidad de hemodiálisis

Tratamientos del riñón

El objetivo del equipo de profesionales que trabaja en el centro de diálisis del Hospital Santa Elena es ofrecer un servicio asistencial de primer orden.

El personal cuenta con una dilatada experiencia y está acostumbrado a tratar pacientes de distintas nacionalidades, entre las que destacan españoles, holandeses,belgas, británicos, alemanes y noruegos.

Un centro moderno y funcional dotado de las últimas tecnologías, que mejoran y amplían los servicios con nuevas terapias y mayores capacidades, especialmente en accesibilidad, confort, seguridad y calidad para los pacientes diagnósticados con insuficiencia renal.

La hemodiálisis es un procedimiento que elimina los residuos de la sangre. Cuando se produce una enfermedad renal, los riñones no pueden hacer su trabajo y los residuos permanecen en la sangre, corriendo el riesgo de intoxicar a la persona. Para tratar esto se usa la técnica de la hemodiálisis, que es sobre todo útil en el caso de enfermedad renal terminal, es decir, cuando los riñones están irreversiblemente dañados.

Centrados en la salud
de nuestros pacientes

Servicios de hemodiálisis

· Una moderna planta de tratamiento de agua de última generación, garantizando una diálisis de alta calidad.

· Durante las sesiones, disponemos de médicos con presencia física permanente que garantizan una atención inmediata ante cualquier contratiempo.

· Atención de urgencias durante su estancia las 24 horas.

· TV Individualizada con canales en distintos idiomas.

· Enfermería multilingüe (inglés, árabe, holandés, italiano y alemán).

· Transporte y conexión Wi-fi Gratuito.

Ventajas para nuestros pacientes

Las instalaciones cuentan con salas de hemodiálisis dotadas de un equipamiento de última generación para el tratamiento de la insuficiencia renal, tanto mediante hemodiálisis convencional como hemodiafiltración en línea.

La enfermedad renal crónica (ERC) representa un importante problema de salud pública, ya que el 9,24% de la población adulta (lo que supondría más de 140.000 personas en la provincia de Málaga) sufre algún grado de esta patología.